¿Que es el metodo homeodinamico?

La sociedad “L’Albero Della Vita” tiene la tarea de divulgar el método homeodinámico a los agricultores y a quienquiera profundizar en general su relación con la Naturaleza y con la Vida.
Es por lo tanto fundamentalmente un texto de “Introducción al método”.
E presente trabajo va dirigido a quien no haya realizado ningún Curso base de agricultura homeodinámica y quiere acercarse al tema, o bien a quien haya adquirido fruta o verdura de un productor que sigue nuestro método y quiere comprender mejor “que” tiene de diferente el alimento que esta llevando a su mesa.

Cómo nació el método homeodinámico

El método agrícola homeodinámico nace en 1984 como respuesta a los problemas con los que se encuentran la agricultura biológica y biodinámica. Nos referimos al continuo proceso de deterioro de la vitalidad de los suelos y las semillas, a la carencia y reducida calidad del agua, a la perdida de conciencia de la relación entre hombre y planta y en general entre vida “terrenal” y Vida “cósmica.
Algunos trágicos acontecimientos han actuado después como aceleradores del desarrollo del método: nos referimos a la tragedia de Chernobyl con la consiguiente contaminación radiactiva, a las prácticas de la manipulación genética, al continuo deterioro ambiental, climático, alimenticio.
No debemos dejarnos abatir por esta lista de desgracias, sino que es necesario cambiar el punto de vista para encontrar una nueva relación entre naturaleza-Hombre-Cosmos, relación que se entreteje en lo que llamamos Vida en su aceptación mas vasta.
Para hacerlo nos basaremos en las comunicaciones dadas por el filósofo y científico austriaco Rodolf Steiner (1861-1925), comunicaciones que han dado origen al movimiento agrícola conocido como biodinámica del que la homeodinámica se considera, a todos los efectos, una necesaria ampliación.

Las bases de la agricultura

La agricultura no es una simple actividad económica como la industria. Desde un punto de vista “utilitarista” podemos ver que la agricultura, (en la que incluimos también la cría), es la condición base para la subsistencia de la humanidad, una de las principales fuentes de materias primas y nutrimento y que debería ocuparse también del mantenimiento de los equilibrios ambientales. Pero nosotros consideramos esta caracterización meramente “económica” de la Agricultura extremadamente restrictiva, o mejor, “egoísta”.
El agricultor trabaja directamente en las leyes de la vida. Él no tiene ninguna seguridad deque nazcan todas las semillas que ha sembrado , o de que el clima no obstaculizara su pesado trabajo, justo por que la vida no es una variante irrelevante o previsible. Quizás por eso entre los antiguos persas, o sea entre los que dieron a luz la agricultura en la historia de la humanidad, solo a los mal altos iniciados se les enseñaba la agricultura: solo a los que eran capaces de comprender las leyes de la vida y de relacionarse a ellas con carácter sagrado les era enseñado el justo modo de interpretarlas y por lo tanto cultivar.
Normalmente nosotros no consideramos las leyes de la vida celeste sino las de las existencia terrenal, o sea de la vida confinada en la materia. Para conocer la vida y dialogar con ella se necesita un nuevo tipo de agricultor, un hombre nuevo , que con su conciencia pueda discernir no en base a su interés( de ahí la consiguiente explotación de la tierra ) , sino por el bien de la tierra misma y de todos sus hijos desde el punto de vista de la Vida cósmica.
La tierra, además, debe ser considerada como algo más que un soporte donde crece lo que cultivamos, sustrato que a menudo obstaculiza nuestro trabajo hospedando los más variados tipos de malas hierbas o parásitos. La tierra es un ser vivo, una madre que amable y generosamente concede al hombre nutrirse de sus frutos, una criatura que para sobrevivir debe mantener un propio equilibrio que el hombre, a través de la agricultura química y la contaminación, esta alterando profundamente.

Orden natural y orden moral

La tierra y las plantas están íntimamente ligadas al hombre, más de lo que imaginamos. Cuando el hombre mira a su alrededor, descubre bien pronto en toda la naturaleza el tejer de un orden, un orden que se expresa con sabiduría, economía, Vida. Este orden , que podríamos llamar “orden natural” , para nosotros es una evidencia , pero cuando el hombre pasa del papel de “ observador” de la naturaleza al papel de “ colaborador” de la naturaleza o sea agricultor debe preguntarse necesariamente el origen de este orden natural ,para poder colaborar correctamente con su ser y con su devenir.

La respuesta respecto al origen de este orden natural, para quien tiene una visión espiritual de la vida, debe reconducirnos necesariamente a Dios, al ente Supremo que todo lo ha generado, creado, formado. Si profundizáramos aún más en nuestro pensamiento, debería estar claro que también el hombre estaba en el orden primigenio, pero se distancio, se alejo. Se separo, con el proceso conocido como “Caída del Paraíso Terrenal”, al “comer” del árbol del Conocimiento al Bien y del Mal. Tanto el Génesis, como la ciencia del espíritu antroposófica elaborada por Rudolf Steiner, tratan de estos acontecimientos: el primero en forma más imaginativa, la segunda con método científico. Antes de la Caída el hombre estaba insertado en un orden que podríamos caracterizar como “moral”: El hombre obedecía a la voluntad de Dios, no tenía un cuerpo físico material (su sustancia más baja era un conjunto de corrientes vitales) y tenía acceso a los frutos de Árbol de Vida y por lo tanto él y la naturaleza eran inmortales.

En el Génesis se cuenta también que Dios le dio al hombre la tarea y la responsabilidad de “nombrar” las plantas y los animales. Con eso el Creador veía en el hombre la facultad de reconocer la realidad espiritual presente en cada criatura y con el hecho de “nombrarlas”, “ tomarlas” en sí para ayudarlas en su evolución espiritual .Con la caída luciferita, o sea con la entrada en él de las fuerzas egoístas, el hombre se separó del orden moral, de la vida cósmica entendida como regalo divino (que los griegos llaman Zoe) y cayó en el plano de la existencia físico – material (que los griegos llamaban Bios), en la tierra, experimentando así la muerte.
Todas las plantas, los animales y los seres que ellos materializan, tenían confianza plena en el hombre, en el hombre que los “nombraba”, y por lo tanto, sin culpa, siguieron al hombre en este proceso de descenso al plano físico material, experimentando así también la muerte.
De lo dicho deberían emerger dos cosas : primero, la responsabilidad del hombre respeto a la Naturaleza, responsabilidad causada por el egoísmo humano; segundo, el dolor de la naturaleza que espera el rescate por parte del hombre, la liberación de la muerte, la ayuda para su evolución espiritual.
A modo de ejemplo podemos pensar en la siguiente situación: un grupo de personas se encuentra en un desierto, al límite de sus fuerzas. A diez kilómetros hay un oasis, con la consiguiente posibilidad de ayuda. ¿Qué harán aquellas personas ¿ elegirán al mas fuerte del grupo, le darán parte de su reserva de agua y víveres para que alcance el oasis para después volver con la ayuda y salvar a todos los otros . He aquí que el grupo son los reinos naturales ,y el mejor es el hombre el cual , tras alcanzar el oasis , se “ ha olvidado” de sus compañeros de viaje , gracias a cuyos víveres ha legado al oasis , y que todavía esperan ser salvados por el hombre.
Es concretamente impensable que el hombre , impregnado de avidez y de egoísmo pueda desarrollar por si solo las fuerzas para esta salvación y por lo tanto , como ulterior regalo celeste , el Cristo descendió en el cuerpo físico del Jesús para vencer las fuerzas de la caída y de la muerte. Él nos hace de guía y siguiendo Sus huellas, Sus palabras, Su ejemplo, también nosotros podemos empezar a convertirnos en ayudadores de la evolución, obrando por el rescate de la Naturaleza.
El Cristo ha traído al hombre los luminosos ejemplos, las enseñanzas y la vía para volver al orden moral perdido. Esto no debe se entenderse como una abstracción teológico –filosófico sino que, podríamos decir en forma concreta que el cristo ha traído a la humanidad una nueva fuerza de Vida para realizar este grandioso objetivo y esta fuerza es de naturaleza moral.
Esta nueva fuerza de vida actúa sobre las fuerzas de vida “normales” renovándolas reforzándolas. Existe por lo tanto la posibilidad real de acceder a nuevas fuerzas que determinan además una renovación apoyo en los procesos vitales y nuevas cualidades alimenticias.

Todo esto ahora es accesible al hombre y lo es por gracia, es decir gratis, y esta gracia se manifiesta cada vez que el hombre se dirige a la naturaleza no ya por calculo económico, provecho personal, avidez, sino cada vez que el hombre decide ayudar a estos hermanos y hermanas representados por las plantas y por los animales. Allí la Vida nos ha sido dada por gracia, por lo tanto “agradecerla” y servirle es todo lo que podemos hacer.
Si el hombre sabe hacerse ayudador de la naturaleza ella responderá en cantidad y calidad; ¿podemos definirnos ayudadores de la vida si utilizamos venenos (aunque sean “naturales”), si matamos? ¿Si matamos a lo mejor justo aquellas malas hierbas, aquellos parásitos, que la tierra ha llamado y desarrollado para desintoxicarse de los que nosotros hemos esparcido sobre de ella y en ella? ¿Estamos seguros de producir lo que la tierra quiere, lo que necesita o producimos solamente lo que “nosotros” necesitamos? Podemos sentir honestamente en nosotros una relación moral con la tierra, como es la que Cristo nos pide?

La homeopatía y… demás

La homeopatía, por el hecho de actuar en las fuerzas presentes en una determinada sustancia y liberarlas de la materialidad, potenciándolas en resonancia con el Cosmos, es un ayudador para establecer esta nueva relación entre la Naturaleza y el Cosmos.

Este “dialogo de ayuda” obviamente tiene diversos peldaños de desarrollo, y así como esta ayuda tiene diferentes peldaños, también el método homeodinámico tiene diferentes niveles de aplicación: desde el rociar los productos sobre los campos, a efectuar la intervención con el aparato “difusor” que irradia la acción del producto a través de la humedad del aire (y por lo tanto sin rociado directo), a la relación conciente-meditativa con la Naturaleza misma.
El nivel aplicativo del método homeodinámico está por lo tanto profundamente ligado a la conciencia del operador y nuestros cursos, nuestro material divulgador, se dirige principalmente en la dirección de ayudar, dentro de lo posible, este desarrollo.

Bienvenido al método homeodinámico.

trigo kamut 2
(campos de trigo “Condor” elaborado en nuestros campos con el metodo homeodinamico)

trigo kamut 1
(semillas de “Trigo Condor” de altisimo contenido nutricional y sin gluten)

nota: Por más de tres generaciones hemos cultivado en el Perú con el método homeodinamico, mucho amor y dedicación, este “trigo dorado” proveniente de Egipto y Mesopotámica. Por más de 3000 años las semillas se han mantenido “puras” sin modificaciones genéticas. Ahora esta variedad de trigo QK77 se comercializa en el Perú con el nombre “Trigo Cóndor”. Si usted desea adquirir este tipo de trigo contáctenos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *